AtrásEl estrés

Lidiando con el estrés. Signos y síntomas comunes

 

Desde un estudiante que se prepara para un examen hasta un hombre de negocios atrapado en el tráfico, a todo el mundo le toca ocasionalmente lidiar con el estrés. Existen situaciones en las que pequeñas dosis de estrés pueden llegar a hacer a las personas que lo padecen estar más alerta, e incluso mejorar su rendimiento, pero si el estrés es crónico, es decir, un estrés que perdura durante largos períodos de tiempo, el estrés puede tener efectos perjudiciales para la salud.

¿Qué es el estrés?

Las personas experimentan el estrés psicológico cuando se encuentran bajo presión mental, física y/o emocional. Estas presiones pueden adoptar muchas formas: pueden ser responsabilidades de rutina, que se convierten agobiantes con el tiempo, así como acontecimientos repentinos, como pueden ser enfermedades u otros traumas. El estrés puede hacer sentir a las personas que ya no tienen el control de su vida, haciendo que se sientan angustiados, y a menudo reduciendo su calidad de vida. El cáncer puede ser una fuente importante de estrés, pero aprender a lidiar con el estrés puede ayudar a prevenir algunos de sus efectos secundarios negativos. [1]

Impacto físicos del estrés

Cuando se está estresado, el cuerpo libera hormonas que aumentan la presión sanguínea, aceleran el ritmo cardíaco, y elevan los niveles de azúcar en la sangre; estos cambios sirven para aumentar la fuerza y velocidad, de modo que se puede ser capaz de escapar de lo que se puede percibir como una amenaza. Se ha demostrado que el estrés crónico causa problemas digestivos, urinarios y de fertilidad, por no hablar de un sistema inmune debilitado. Además, las personas que experimentan estrés intenso durante un largo periodo de tiempo, son más propensas que el resto de las personas a sufrir infecciones víricas, dolores de cabeza y depresión. [1]

Aunque algunas personas creen que el estrés puede causar cáncer, prácticamente no existen evidencias científicas que sugieran un vínculo entre los ambos. Sin embargo, las personas que sufren de estrés pueden tratar de hacer frente a su angustia adoptando conductas tales como fumar, comer en exceso, o el consumo excesivo de alcohol, que aumentan el riesgo de sufrir cáncer. [2]

Algunos estudios han sugerido que el estrés puede promover el crecimiento y la propagación de algunos tipos de cáncer. Sin embargo, sigue tratándose de un tema de debate, ya que no existen pruebas sólidas que prueben que el estrés tiene un efecto directo sobre los resultados del cáncer. Dicho esto, y como resultado del estrés abrumador, algunos pacientes pueden desarrollar un sentido insalubre de desamparo o falta de esperanza; esta respuesta esta asociada indirectamente con tasas de mortalidad más elevadas. [1]

Lidiando con el estrés

Diversos estudios han demostrado que los mecanismos que se enfrentan al estrés con positividad pueden reducir los niveles de depresión y ansiedad mientras que disminuyen algunos de los síntomas de la enfermedad y el tratamiento. Algunos enfoques saludables incluyen:

  • La práctica de meditación o yoga
    Se ha demostrado que el yoga son eficaces a la hora de combatir el estrés al tiempo mejora el estado de ánimo y la calidad de vida. Estas, y otras técnicas de relajación, pueden impactar positivamente en la forma en que el cerebro y el cuerpo reaccionan a los acontecimientos estresantes.
  • Hablar con un psicólogo o psiquiatra
    Los profesionales de la salud pueden proponerte estrategias eficaces, como la terapia de conversación y la terapia cognitivo-conductual, que pueden ayudar a lidiar con el estrés. Pueden proporcionarte las herramientas mentales para manejar mejor el estrés.
  • Dormir lo suficiente
    Conseguir una buena noche de sueño puede tener enormes beneficios para el cuerpo en la lucha contra el estrés. Ayuda a garantizar que las funciones del sistema inmune funcionan correctamente y los estudios han demostrado que ejerce un efecto positivo sobre la memoria, el humor y la capacidad de concentración.
  • Hacer ejercicio de forma regular
    El ejercicio es una gran forma de reducir el estrés y mantener una buena salud mental. Cuenta con una enorme lista de beneficios que incluye la mejora del estado de alerta, la reducción de la fatiga y la mejora de la función cognitiva global. Cuando el estrés resulta agotador y complica poder enfocarse en las acciones que se realizan, el ejercicio puede server de ayuda para conseguir que el cuerpo vuelva a la normalidad.
  • Recibir apoyo social (por ejemplo, a través de Esperity)
    Innumerables estudios han demostrado los beneficios emocionales, psicológicas e incluso físicos del apoyo social. Redes sociales de apoyo, tales como Esperity, pueden ser una gran herramienta para las personas que luchan contra el estrés y que se enfrentan a sentimientos de aislamiento.

Las consecuencias negativas del estrés crónico son numerosas, por lo que es importante reconocer sus signos y familiarizarse con los mecanismos de ayuda saludables. Si se perciben cambios negativos en el estado de ánimo, falta de energía o problemas de sueño, es posible que se esté bajo estrés. Es importante tomar las medidas necesarias para hacer frente a este problema antes de que se sufra un impacto directo sobre la salud. [3]

 

Fuentes

[1] http://www.cancer.gov/about-cancer/coping/feelings/stress-fact-sheet

[2] http://www.cancerresearchuk.org/about-cancer/causes-of-cancer/cancer-controversies/stress

[3]http://www.mdanderson.org/patient-and-cancer-information/cancer-information/cancer-topics/prevention-and-screening/health/stress-cancer-risk.html