AtrásImportancia del sueño

La importancia del buen dormir

Los trastornos del sueño afectan entre al 30 y al 75% de los pacientes recién diagnosticados con cáncer o recién tratados [1]; este porcentaje es el doble si se compara con los datos relativos a la población general [2]. Los estudios clínicos concluyen que las principales alteraciones del sueño en pacientes con cáncer consisten en dificultades para conciliar el sueño y en dificultades para mantenerlo; suelen venir acompañadas de frecuentes y prolongados despertares nocturnos. Los pacientes reportaron dichos trastornos del sueño antes y durante el tratamiento [3]. 

Se ha demostrado que como consecuencia de los trastornos del sueño, la calidad de vida, la productividad en el trabajo y la salud mental disminuyen, mientras que el uso de los recursos de atención sanitaria aumentan. Pueden también servir de indicador para detectar otras posibles complicaciones [4,5,6].

El porqué de la importancia del buen dormir para los pacientes con cáncer

Diversos estudios han demostrado que los malos hábitos del sueño pueden tener influencia en el riesgo de recurrencia del cáncer. Mientras se duerme, el cerebro produce una hormona denominada melatonina. La melatonina es un fuerte estimulante del sistema inmunológico y tiene propiedades oncostáticas, lo cual implica que puede ayudar a reducir el riesgo de la progresión del cáncer. Cuando se padecen dificultades para dormir, sobre todo cuando son crónicas, el equilibrio de cortisol y la melatonina se ven alterados. Estas dos hormonas pueden influir en el comportamiento de las células del cáncer [7].

“Los pacientes necesitan tener tanta vitalidad y energía como sea posible para combatir el cáncer. Descansar permite al cuerpo relajarse y recuperarse. Cuando el cuerpo no descansa se estresa cada vez más, lo cual puede interferir con su capacidad para combatir el cáncer”, asegura el Dr. Altshuler, médico jefe del Laboratorio del Sueño en los Centros de Tratamiento del Cáncer de América (ACTC) en Tulsa [8].

Existen evidencias que vinculan la depresión con un mayor riesgo de recurrencia. Según los datos obtenidos en un estudio presentado en la Reunión Anual 2013 de la Sociedad Americana de Oncología Clínica, las mujeres con cáncer de mama que sufren depresión tienen el doble de posibilidades de recurrencia del cáncer en comparación con las mujeres que padecen este tipo de cáncer y no sufren depresión alguna.

¿Cuales son las principales razones por las que los pacientes con cáncer tienen disturbio del sueño? 

La angustia emocional suele ser la principal causa por la cual los pacientes con cáncer no duermen bien. La incertidumbre y los temores sobre el futuro, la ansiedad, la depresión y el estrés relacionado con cuestiones familiares y preocupaciones financieras son en muchas occasions los causantes de un estrés que puede dificultar conciliar el sueño.

Los efectos secundarios del cáncer, o su tratamiento en sí, la radiación y la quimioterapia producen alteraciones del sueño. A ello hay que añadirle los efectos de ciertos medicamentos, ya que también pueden contribuir a padecer trastornos del sueño. Lo mismo sucede con el dolor, un síntoma que con frecuencia reportan los pacientes con cáncer. En lo que a la aparición de los trastornos del sueño respecta, diversos estudios han mostrado que podrían padecerse antes del inicio del tratamiento.

Diagnosticando los trastornos del sueño

Los trastornos del sueño en pacientes con cáncer pueden deberse a diversas razones. Pueden padecerse durante cualquier etapa del tratamiento, y en algunos pacientes, pueden servir de indicador para facilitar la detección de algún otro tipo de cáncer. Pese a que la mayoría de los pacientes no reportan sufrir trastornos en el sueño a menos que se les pregunte de forma explícita, ello tiene influencia sobre su calidad de vida. El insomnio y la fatiga son los trastornos del sueño más comunes en este cohorte. Pese a que la apnea obstructiva del sueño y el síndrome de piernas inquietas son trastornos comunes del sueño en la población general, en el entorno oncológico no hay estudios específicos sobre su impacto en la calidad de vida de los pacientes con cáncer [9].

Si el sueño se interrumpe o no transcurre durante el tiempo suficiente, las fases del sueño no se completan debidamente y el cerebro no puede terminar con las tareas que ayudan a restaurar el cuerpo y la mente.

Los problemas de sueño son significativos entre los pacientes con cáncer antes de someterse a la radioterapia, y se ha encontrado un vínculo con la progresión del cáncer, los tratamientos previos y otros síntomas psicosomáticos (p. ej., la ansiedad). En este contexto, y para poder proporcionar con exactitud las pautas adecuadas para paliar sus efectos en la calidad de vida de los pacientes, quedan todavía por estudiar diversos trastornos del sueño [10].

Lidiando con los trastornos del sueño

Si padece problemas crónicos de sueño, lo más probable es que una buena noche de descanso le parezca estar fuera de su alcance. Los problemas del sueño que se prolongan durante mucho tiempo pueden aumentar el riesgo de sufrir ansiedad o depresión. Sin embargo, existen varias terapias que contribuyen en ayudar a mejorar el sueño. En muchos casos los pacientes pueden ser tratados por psicólogos o especialistas del sueño. Tanto la terapia cognitiva conductual como las técnicas de relajación han mostrado tener resultados prometedores.  En caso de ir a comenzar cualquier tratamiento específico, no olvide consultarlo antes con su médico.

¿Quieres saber cual es la puntuación de tu Estilo de Vida?

La literatura científica vincula los siguientes indicadores con el estilo de vida: niveles de actividad física, calidad del sueño, nutrición, hábitos de fumar, consumo de alcohol y niveles de estrés. Estos indicadores son precisamente los que se utilizan en Esperity para calcular la puntuación del Estilo de Vida. De este modo, observando tu puntuación en el tiempo, podrás descubrir algunas fluctuaciones que te ayudarán a detectar ciertos indicadores de tu estilo de vida que puede que requieran de una mayor atención.

Accede al módulo ‘Estilo de Vida’ en www.esperity.com y completa los parámetros. Podrás calcular tu puntuación y ver tu evolución en el tiempo. Te podrá ser de ayuda para lograr una actitud proactiva y mejorar tu estilo de vida.

Estilo de Vida -

*REFERENCIAS:

  • Ancoli-Israel S, Moore P, Jones V. The relationship between fatigue and sleep in cancer patients: a review. Eur J Cancer Care (Engl) 2001;10:245–255.
  • Berger AM, Parker KP, Young-McCaughan S, et al. Sleep wake disturbances in people with cancer and their caregivers: state of the science.Oncol Nurs Forum.2005;32:E98–E126. A comprehensive review.[PubMed]
  • Cimprich B. Pretreatment symptom distress in women newly diagnosed with breast cancer.Cancer Nurs.1999;22:185–194.[PubMed]
  • Cancer Nurs. 2015 Jan-Feb;38(1):60-70. doi: 10.1097/NCC.0000000000000128.
  • Akman, T., Yavuzsen, T., Sevgen, Z., Ellidokuz, H. and Yilmaz, A. U. (2015), Evaluation of sleep disorders in cancer patients based on Pittsburgh Sleep Quality Index. European Journal of Cancer Care. doi: 10.1111/ecc.12296
  • Rumble ME, Keefe FJ, Edinger JD, Affleck G, Marcom PK, Shaw HS. Contribution of Cancer Symptoms, Dysfunctional Sleep Related Thoughts, and Sleep Inhibitory Behaviors to the Insomnia Process in Breast Cancer Survivors: A Daily Process Analysis. Sleep. 2010;33(11):1501-1509.
  • De Bella et al (2013), Melatonin Anticancer Effects: Review, Int J Mol Sci. 2013 Feb; 14(2): 2410–2430.
  • http://www.cancercenter.com/community/newsletter/article/addressing-sleep-problems-in-cancer-patients/
  • J Community Support Oncol.2015 Apr;13(4):148-55. doi: 10.12788/jcso.0126. / http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25978413
  • Eur J Oncol Nurs.2015 Mar 14. pii: S1462-3889(15)00021-6. doi: 10.1016/j.ejon.2014.12.008. / http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25782721

Referencias Adicionales